Aproximación al estudio espacial del Sistema Defensivo del “Limes Arabicus” (III).COSTES DE TIEMPO

Aproximación al estudio espacial del Sistema Defensivo del “Limes Arabicus” (III).COSTES DE TIEMPO

En esta tercera entrega del análisis espacial del “Limes Arabicus” he decidido estudiar los costes en términos de tiempo desde las fortificaciones del Limes. Para ello he usado el software QGIS y los algoritmos de GRASS accesibles desde el Procesador de QGIS.

Para llevar a cabo este análisis he tenido que crear una capa de fricción in expresso para la ocasión.  Para ello he tenido que crear cartografía derivada por un lado, como cálculos de pendientes,  y por otro lado he ponderizado cartografía ya existente, para así “premiar” o “penalizar” aquellos aspectos que podrían facilitar el paso (como las vías) o dificultar la marcha (como pendientes mayores del 10%). Con todo es quizás el análisis más laborioso que he realizado en este  pequeño estudio geográfico.

Para conocer el flujo de trabajo consultar el siguiente modelo cartográfico.

CARTOGRAFIA

La cartografía usada para este análisis de costes ha sido la siguiente:

RESULTADOS:

Los resultados al tratarse de un área tan extensa no pueden traducirse de una manera general fácilmente. Por ello quizá lo mejor sea realizar un acercamiento por provincias.  Así pues, podemos distinguir hasta tres zonas claramente diferenciadas de acuerdo con la separación por provincias.

Nótese las escasas dos jornadas con las que se podría llegar a los puertos de Gaza y Ascalón.

Nótese las escasas dos jornadas con las que se podría llegar a los puertos de Gaza y Ascalón.

En primer lugar la provincia de Judea, la cual tiene una configuración militar muy particular. Si observamos bien la posición de los fuertes, éstos están diseñados para, por un lado controlar en cuestión de horas la capital Jerusalén, y por otro lado poder rodear con suma facilidad el grueso de la población de la provincia, ya que, como podemos observar, hay fortificaciones que en pocas jornadas pueden llegar a la costa y controlar los principales puertos de la región. Pudiendo así, someter al grueso de la población a un bloqueo importante. Las revueltas judías podrían haber forzado la configuración de estas infraestructuras militares.

La siguiente provincia es la de Arabia. Aquí la situación es bastante particular, si bien los datos obtenidos nos dicen que la mayoría de los asentamientos están a un día o menos de marcha. Esta situación no debe indicar una represión para con la población civil, más bien al contrario, es una cuestión de vigilancia y protección, ya que al ser la provincia más expuesta en Oriente, sumado a su particular forma alargada siguiendo la Via Traiana Nova, hacen que tanto militares como civiles convivan de forma más estrecha.

En cuanto a la tercera provincia o área, ya que el “estudio” engloba dos provincias, una total o casi total, la conocida como Siria Fenicia y parcialmente la zona meridional de Coele-Siria. Como vemos la gran mayoría de poblaciones se hallan bastante lejos de los fuertes, ya que estos se adosan estrictamente en la zona fronteriza de la “Strata Diocletiana”. Sin dudarlo, diría que esta zona fue diseñada para repeler ataques del exterior. En este caso, todo lo que viniera de Persia.

CONCLUSIONES Y OBSERVACIONES:

En cuanto a las conclusiones que extraer, debo decir que no se arroja mucha más luz de la que se ha arrojado ya. Vemos cómo se repiten las tres zonas que ya en el primer post se revelaron.  Quizás lo más llamativo sea la disposición de las fortalezas en Judea, formando esa tenaza que engloba a la población civil del lugar.  Por lo demás cabe decir que la frontera romana en este lado del imperio, desde Damasco hasta Aila, forma una tupida red difícil de superar.  Tanto es así que tenemos que esperar hasta el reinado de Cosroes I en el Imperio Sasánida para encontrar un soberano de Persia que pudiera superar ampliamente las defensas romanas. Esta solidez de la frontera parece haberse culminado con las reformas de Diocleciano, ya que la derrota del emperador Valeriano en Edesa,  que supuso su cautiverio y su muerte,  podrían dejar entrever que quizás la frontera no estaba lo suficientemente bien organizada en tiempos previos al dicho reformador emperador en la zona más septentrional.

Lo que si podemos comprobar es el escaso tiempo que existe entre las fortificaciones, es muy complicado encontrar alguna fortificación que se halle a más de una jornada o jornada y poco de la siguiente. En posteriores estudios examinaré con un poco más de detalle el desplazamiento a través de esta frontera desde determinados puntos.

Como observaciones sólo mencionar los ya mencionados problemas de datos originales, el criterio para elegir los valores de los parámetros de los algoritmos, así como la escasa criba cronológica que he realizado. En este caso en particular también debo observar que las zonas que quedan en zonas más desérticas han salido mucho más poligonales de lo deseado, quizá debido a que para realizar el análisis en un tiempo razonable reduje la resolución sobre la que he trabajado. Eso sumado a la escasa pendiente de estas zonas pueden haber provocado este artificial comportamiento del algoritmo utilizado.

A continuación los documentos cartográficos creados para la ocasión.

Descargar Mapas en alta resolución.

Pinchad en cada miniatura para ver las imágenes a mayor tamaño.

Deja un comentario