Estudios de visibilidad en arqueología (II). Problemáticas asociadas.

Como todo en este mundo no hay ningún proceso perfecto que solvente al 100% nuestras necesidades como arqueólogos. Así pues los análisis de visibilidad no son una excepción al respecto y por ello generan una serie de problemáticas que conviene conocer si vamos a realizar estudios de esta índole.

Vamos a empezar con las cuestiones relacionadas con la herramienta en sí misma, la problemática informática, la cual obviamente va a condicionar y de qué manera el resultado de nuestro análisis. Podemos diferenciar dos problemáticas:

  • El algoritmo. Los diferentes software SIG usan diferentes maneras de clacular la intervisibilidad entre celdas, ya que calculan de forma diferente la elevación de una celda, el modo de tratar la visión y los objetivos. Por tanto diferentes software SIG darán con diferentes resultados.

  • La curvatura de la tierra. Dado que la superficie de la tierra no es plana, si no curva, hay lugares que a cierta distancia ya no son visibles, y por tanto no deberían de salir como visibles en un análisis de estas características. La altitud que pierde una posición que vendría ser a razón de 7’86 metros por cada 10 km. Por tanto, habrán puntos que quedarán invisibles aun a pesar de que el sistema lo considere visible, o puntos que a priori no pueden ser vistos desde un lugar que en la práctica si que lo son.

Hay otro tipo de problemas derivados del MDE que usamos para realizar estos análisis. Vamos a ver alguno de estos:

  • El efecto bordes. Si quisiéramos realizar un análisis de visibilidad de un yacimiento que se encontrase en los márgenes del MDE podríamos estar truncando artificialmente la visibilidad. Siempre debemos procurar que nuestro punto de observación se halle en medio de un buffer equilibrado por todos sus lados. Es decir, si por ejemplo elegimos 10km para el radio del estudio, el punto de observación debe de tener esos kilómetros a su alrededor en el MDE.

  • Calidad del MDE. Un buen estudio de visibilidad dependerá en gran medida de la fidelidad con la que el MDE represente la realidad. Por ello si podemos contar con MDE’s realizados por agencias cartográficas que nos aseguren una fidelidad contrastada, mejor. De lo contrario, si tenemos que crear nosotros el MDE podemos usar un método de interpolación exacto, junto con una red exhaustiva de puntos altimétricos con las máximas y las mínimas.

  • Sensibilidad. Si hemos de calcular la intervisibildad a grandes distancias, aumenta la probabilidad de que a pequeños cambios se sucedan grandes diferencias entre los diferentes cálculos, más aún si el MDE no es del todo fidedigno. Por ello es aconsejable repetir los análisis con diferentes valores, para ver si los resultados cambian mucho o poco, en caso de que hayan pocas diferencias podremos decir que los resultados son sólidos.

Luego tenemos por otro lado problemas asociados a las condiciones de épocas pretéritas, es decir, el mundo desde la época en la que hacemos nuestros análisis ha cambiado y por ello, muchas de las condiciones que se reflejan hoy por hoy en los MDE’s no existían o simplemente los MDE’s no son capaces de representar ciertas condiciones. Vamos a ver un poco en detalle cuales son esas condiciones:

  • El paleoambiente. Prácticamente todos los estudios de visibilidad se han creado usando un MDE contemporáneo, es decir, representando el relieve actual, lo cual es muy idóneo para épocas protohistóricas o históricas, pero no tanto si nos vamos a épocas más antiguas o para zonas edificadas.

  • La paleovegetación. La vegetación que rodea a un yacimiento es muy relevante a la hora de determinar su visibilidad, ya que dependiendo de ésta podemos encontrarnos que la visibilidad es nula en ciertas épocas del año o espléndida en otras, dependiendo de si la vegetación es perenne o caduca y también de lo frondosa que sea ésta.

    Una manera de paliar este handicap es añadir la altura media de la vegetación a la las celdas más relevantes, aunque en la práctica es complejo reproducir la paleovegetación, puesto que son muchos los factores que intervienen en ello.

  • El contraste. Que un objetivo contraste con el paisaje son cualidades intrínsecas al propio objeto, sin embargo variables como las condiciones atmosféricas son decisivas para determinar la visibilidad de un lugar, ya que no es lo mismo un lugar con abundantes brumas a un lugar con mayoría de días despejados.

  • La altura del observador. Éste factor puede resultar condicionante para el resultado final, ya que la mayoría de los software SIG sólo admite una altura concreta. Una solución puede ser la de calcular diferentes resultados para diferentes alturas.

  • La agudeza visual. Ningún software SIG computa esta variable, la cual también depende del contrate y tamaño del objetivo.

Como hemos podido comprobar son varios los aspectos que debemos de tener en cuenta o al menos ser conscientes, cuando realizamos un estudio de visibilidad de cualquier yacimiento/s. Ello no significa que este tipo de estudios no valga la pena realizarlos, si no que sus resultados hay que considerarlos en su justa medida y no darles más credibilidad de la que realmente tienen. En el próximo post haré una comparación entre diferentes softwares SIG y sus cálculos de visibilidad. Si habéis encontrado este post interesante, por favor compartid. Muchas gracias por vuestra atención.

Deja un comentario